Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Viajes’ Category

Según la leyenda un desconocido que había naufragado en una isla, llamado el moro Xoroi, secuestró a una joven y se la llevó a una cueva que le serviría de escondite. Un día, una providencial nevada cubrió la zona de un manto blanco y unas huellas sobre la nieve guiaron a los vecinos hasta la casa de Xoroi. Los hombres armados entraron en la cueva, descubriendo que Xoroi y la joven habían formado una familia y tenían tres hijos.

El final de la leyenda es trágico: Xoroi y su hijo mayor al verse rodeados se lanzaron al mar por el acantilado. Su compañera y sus otros dos hijos fueron trasladados a Alaior, donde se dice que aún viven descendientes de la pareja.

A día de hoy, es, por las noches, la mejor discoteca que he conocido.

http://www.covadenxoroi.com/

Read Full Post »

…para desconectar.

Es el chiste fácil para horas tan tempranas.

Read Full Post »

Aunque acabo de aterrizar en Barcelona… hoy vuelvo a despegar, y el panorama de vacaciones que voy a tener parece que va a estar de mi lado mientras me adapto a la ciudad (ciudat que dicen aquí).

Actualización 1: Estaba intentando encrustar un calendario de google pero parece que no me deja, como tampoco tengo tiempo para investigar ahora lo dejo en que estaré de vacaciones:

– del 11 al 19 de Julio

– del 1 al 23 de Agosto

Read Full Post »

Garrulismo máximo: hoy he recordado el título de esta canción de Mama Ladilla gracias a la simpatía que me generó un pasajero que voló en el mismo avión que yo.  Si.. la mayor de las simpatías.

Os cuento la historia:

Hoy lunes, a eso de las 7:00, despegaba en Barajas a bordo de un CRJ-900 de Air Nostrum, como todos los lunes. Los CRJ-900 no son los aviones más pequeños que tiene ésta operadora pero si son lo suficientemente pequeños como para que el equipaje de mano no vaya “en cabina”, sino que vaya en bodega, lo dejas a los pies del avión y el personal amable aunque siempre dormido lo mete delante de tus narices a empujones en el avión, siempre he creído que un día me partirán la maleta en dos delante de mi, y que entonces me quedaría sin palabras, no es que prefiera que la traten mal cuando no les veo, pero es que cuando lo hacen así de descarado… resulta casi cómico.

El caso es que dejé la maleta a pie de avión, y cuando llegué a mi destino y me bajé del avión mi maleta no estaba. Había una maleta pero no era MI maleta… era la misma marca pero no era mi maleta, los mismos colores,modelo,formato y hasta debían de tener un peso parecido, pero no era mi maleta. La primera reacción fué mirar si podía ver a alguien con una maleta parecida a la suya… pero que no lo fuera, es decir, la MIA. Error, que es perféctamente válido teniendo en cuenta que a simple vista y tacto, las dos maletas eran similares. Pero ésta técnica no funcionó, no ví a nadie.

El problema viene cuando me arrimo a poner la reclamación y les cuento mi teoría (“que otro pasajero la confundió, ya que hay otra maleta muy similar abandonada en la pista”),  me dice que no hay problema, me pide mi resguardo y rescata la maleta huérfana (llamémosla maleta B o maleta maligna). A través de la referencia de la maleta recupera el asiento en el que iba sentado el otro pasajero (llamémoslo presunto ladrón involuntario) y a través del asiento su número de tarjeta iberia plus. Con éste número ya conseguimos su número de teléfono.

El buen señor que daba por hecho que el problema ya estaba resuelto llama y en diez segundos cuelga, me mira, con cara de perplejo y me dice que el presunto ladrón involuntario ha dicho que no hay ningún error, que él ya está en su hotel y que lleva su maleta. Aún no me puedo creer que si te llaman para decirte que te llevas una maleta por error, no lo revises y contestes directamente que no hay error; también me parece increíble que la diferencia entre los primeros en bajarse del avión y los últimos (era mi caso hoy) se materialice en que uno está llegando al aeropuerto y el otro ya esté en su hotel.De todas formas, el trabajador del aeropuerto me insiste en que abra la maleta maligna para cerciorarme de que no es la mia.

Aunque a mi me parecía absurdo ya que había muchos elementos que la distinguían (como una pegatina de AirEuropa bien grande) accedí, la abrí, la miré, me horrorizé con el gusto en cuestión de moda del pasajero que se fué con mi maleta y cerré. Simplemente dije que no era mi maleta. Así que tuvimos que acceder al plan B, el mas triste de los planes, poner una reclamación a Iberia.

A las 8:30 de la mañana ya me dirigía al trabajo, sin maleta, sin saber si necesitaba ir a comprar ropa hoy o si el nuevo dueño de mi maleta reconocía su error y la devolvía. Pasaron unas tres horas y no supe nada, así que llamé al aeropuerto, si el ladrón involuntario está con mi maleta en su hotel y todavía no ha dicho nada, hay muchas papeletas de que se esté convirtiendo en ladrón voluntario, por lo tanto, tres horas me parecían suficiente. El mismo señor que me atendió anteriormente me cuenta que no da crédito, que ha vuelto a hablar con el supuesto ladrón voluntario y le ha contestado mal, diciéndole que no necesita comprobar la maleta para saber que es la suya, ¡que sabe distinguir su maleta! Personal del aeropuerto decide ir hasta el hotel en el que se aloja.

A la hora, me vuelven a llamar, me piden que me acerque al aeropuerto, que creen tener mi maleta. Al llegar, además de descubrir que está mi maleta descubro que el presunto ladrón voluntario es simplemente un presunto idiota. Que me pide disculpas y recalca en su error ya que las dos maletas son muy parecidas. Después de sentir un poco de lástima porque le veía francamente avergonzado, le digo que no se preocupe, que un error lo puede tener cualquiera (y me callo que lo que podía evitar es ser tan terco) y que olvide lo sucedido.

En ese momento, más distendido, decide -posiblemente sin analizar si tenía las neuronas conectadas- decirme:

Claro, es que como no tienes ninguna pegatina o algo que distinga tu maleta, se puede confundir. Yo en cambio tengo una puesta de AirEuropa para que no me pasen cosas así.

Y yo… sin palabras…

No me lo podía creer…

La mandíbula se me cayó al suelo, al trabajador del aeropuerto le salió media risa de asombro y a mi se me escapó un ¿tu eres gilipollas o qué?

Mañana mismo me hago una pegatina que diga: ESTA MALETA ES MIA, IDIOTA

Read Full Post »